2 de enero de 2014

19 de diciembre de 2013

17 de diciembre de 2013

LA HISTORIA DE SANTA CLAUS

El 6 de diciembre se celebra san Nicolás.
¿Sabes quién era? Este vídeo te lo explica.

26 de diciembre de 2012

EL ORIGEN DE LOS SÍMBOLOS DE LA NAVIDAD



                
1. El Pesebre.- Lugar en dode la Virgen María dio a luz al Niño Dios. Aunque no se ha podido confirmar, parece ser que bajo el pontificado de Teodoro I, en el siglo VII, se trasladó a esta capilla la reliquia del Santo Pesebre. Allí continuó hasta que en tiempos de Pío IX, se la trasladó a la cripta del altar mayor. El pesebre de urna de cristal y plata, se encuentra sostenido por cuatro ángeles entrelazados por guirnaldas, en donde descansa la figura desnuda del niño en acción de bendecir.

2. Los Ángeles.- Son seres inteligentes, capaces de sentir, pero de una especie diferente; existen en una frecuencia vibratoria levemente más fina que aquella con la que nuestros sentidos físicos están afinados. Esto significa que no podemos percibirlos comúnmente, con los ojos o los oídos, pero ellos pueden percibirnos a nosotros. Ellos tienen la asignación de cuidar.

3. Tarjetas.- Los christmas, o tarjetas navideñas, pueden tener un cierto parecido con las felicitaciones romanas muy anteriores al cristianismo. La primera utilización masiva de tarjetas postal fue motivada por circunstancias que no tienen nada que ver con la Navidad.

Fueron inventadas en Inglaterra por Sir Henry Cole, quien en 1843 mandó a reproducir en una imprenta una escena navideña que fue pintada y dibujada por un amigo, tras un encargo suyo. Luego, escribió en las tarjetas unos breves deseos de felicidad y, después de firmarlas, las envió a sus familiares y amigos. Comercialmente hablando, la primera tarjeta de Navidad fue diseñada por J.C. Horsley y su venta fue un éxito total, ya que las mil elaboradas se vendieron por completo en Londres. En 1849, el artista inglés William Egley produjo una tarjeta más popular y económica.

4. Los Villancicos .- Los cantos que se entonan en la Navidad tienen su origen en la Edad Media y se mantienen en recuerdo de los profetas que anunciaban el nacimiento de Jesús. Las más antiguas canciones datan del siglo IV, tiempo en que la música medieval cristiana siguió la tradición gregoriana. En la Italia Renacentista surgieron canciones que se acercaron mucho a lo que hoy conocemos como villancicos. El más famoso de todos, "Noche de Paz", fue escrito por el sacerdote Joseph Mohr y compuesto por el organista Franz Gruber en 1818.

5. Reyes Magos.- Son sacerdotes magos pertenecientes a la religión de Zoroastro, profeta de la antigua Persia. Sus nombres son Melchor, Gaspar y Baltasar, aunque San Mateo, en su Evangelio, no lo especifica. Su historia comenzó a escribirse en el siglo III en el "Opus Imperfectum in Mattheum", aunque no se describe la fisonomía tal y como aparecen en la iconografía actual. Lo que se dice son sus edades, comprendidas entre los veinte y los sesenta años, y su raza blanca, negra y amarilla. Lo único que se sabe es que fueron guiados por una estrella que los condujo hasta el pesebre en Belén.

6. Papá Noel.- Viejecito bonachón de barbas blancas que festeja la noche de Navidad con regalos depositados en los zapatos. El personaje principal de esta leyenda es San Nicolás, obispo de Mira, quien alivió, hace muchísimas navidades, las necesidades de una familia, depositando su fortuna en los zapatos que se encontraban al lado de la chimenea. Los emigrantes holandeses que llegaron a los Estados Unidos hicieron famoso a Santerklaus que, por su dificultad fonética, comenzó a llamarse Santa Claus.

7. Árbol navideño.- Alemania parecería ser el lugar en el que se originó esta costumbre que data de la primera mitad del siglo VIII, tiempo en el que el misionero británico San Bonifacio derribó un roble mientras predicaba un sermón, para demostrar a unas personas que este árbol no era sagrado ni inviolable. Al caer el árbol los arbustos que estaban alrededor también cayeron, salvándose únicamente un pequeño abeto. San Bonifacio interpretó este suceso como un milagro por lo que decidió llamarlo el " árbol del Niño Dios" y, los años siguientes, los cristianos celebraron la Navidad plantando abetos. A partir del siglo XVI, en Alemania se decoraron los abetos para la celebración religiosa. Su significado en estas fiestas es la alegría simbólica representada en objetos de colores que hacen hincapié a los regalos que las personas están por recibir.

8. La Estrella.- Fue el fenómeno astrológico y astronómico que llevó a los Magos a través del desierto. Se han hecho conjeturas sobre una triple conjunción de los planetas Júpiter y Saturno a su paso por Piscis que se habría producido en el año 7 a.C., año que se cree que fue el verdadero nacimiento de Jesús.

9. Corona de Adviento.- Proviene de una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor en esa época de frío. Los primeros misioneros aprovecharon esto para evangelizar.

10. Los Colores.- Verde: es el protagonista de la época, ya que significa esperanza.
Azul, plateado y blanco: transmiten tranquilidad y a la vez alegría.
Rojo: es el color de la vida, de las emociones, las pasiones y el amor.

11. Los Regalos.- No se conoce su origen a ciencia cierta porque hay distintas raíces: San Nicolás como el benefactor anónimo, los Reyes Magos que le llevaron presentes a Jesús y la costumbre romana de dar regalos de buena suerte a los niños durante la Saturnalia. El día de dar regalos varía según el país y sus costumbres, pero las más destacadas son el 6 de diciembre en memoria de San Nicolás, el 24 de diciembre en vísperas de Navidad, el 25 de diciembre por el nacimiento de Jesús, el 1 de enero por año nuevo y el 6 de enero por la visita de los Reyes Magos.

12. El Pavo y la Cena.- El pavo llegó a Europa procedente de México en el siglo XVI, gracias a Hernán Cortés luego de que los aztecas se lo dieron a probar. Tiempo después, los jesuitas lo introdujeron en Europa al llevarlo a sus colegios y celebrar la Nochebuena con esta carne especial. La carne de cualquier clase era el plato más importante de la comida de Navidad, basándose en las palabras que Jesús pronunciara en la Ultima Cena: "Esta es mi carne". Puerco, jamón, ganso, pavo, pescado o una combinación de todas ellas era lo principal de la cena, acompañado de una innumerable variedad de tortas y pasteles de muy complicada preparación y solo horneadas para esta. Tomado de la red. Recopilado y editado.

Símbolos de Navidad y sus orígenes

1. El Pesebre.- Lugar en dode la Virgen María dio a luz al Niño Dios. Aunque no se ha podido confirmar, parece ser que bajo el pontificado de Teodoro I, en el siglo VII, se trasladó a esta capilla la reliquia del Santo Pesebre. Allí continuó hasta que en tiempos de Pío IX, se la trasladó a la cripta del altar mayor. El pesebre de urna de cristal y plata, se encuentra sostenido por cuatro ángeles entrelazados por guirnaldas, en donde descansa la figura desnuda del niño en acción de bendecir.

2. Los Ángeles.- Son seres inteligentes, capaces de sentir, pero de una especie diferente; existen en una frecuencia vibratoria levemente más fina que aquella con la que nuestros sentidos físicos están afinados. Esto significa que no podemos percibirlos comúnmente, con los ojos o los oídos, pero ellos pueden percibirnos a nosotros. Ellos tienen la asignación de cuidar.

3. Tarjetas.- Los christmas, o tarjetas navideñas, pueden tener un cierto parecido con las felicitaciones romanas muy anteriores al cristianismo. La primera utilización masiva de tarjetas postal fue motivada por circunstancias que no tienen nada que ver con la Navidad.

Fueron inventadas en Inglaterra por Sir Henry Cole, quien en 1843 mandó a reproducir en una imprenta una escena navideña que fue pintada y dibujada por un amigo, tras un encargo suyo. Luego, escribió en las tarjetas unos breves deseos de felicidad y, después de firmarlas, las envió a sus familiares y amigos. Comercialmente hablando, la primera tarjeta de Navidad fue diseñada por J.C. Horsley y su venta fue un éxito total, ya que las mil elaboradas se vendieron por completo en Londres. En 1849, el artista inglés William Egley produjo una tarjeta más popular y económica.

4. Los Villancicos .- Los cantos que se entonan en la Navidad tienen su origen en la Edad Media y se mantienen en recuerdo de los profetas que anunciaban el nacimiento de Jesús. Las más antiguas canciones datan del siglo IV, tiempo en que la música medieval cristiana siguió la tradición gregoriana. En la Italia Renacentista surgieron canciones que se acercaron mucho a lo que hoy conocemos como villancicos. El más famoso de todos, "Noche de Paz", fue escrito por el sacerdote Joseph Mohr y compuesto por el organista Franz Gruber en 1818.

5. Reyes Magos.- Son sacerdotes magos pertenecientes a la religión de Zoroastro, profeta de la antigua Persia. Sus nombres son Melchor, Gaspar y Baltasar, aunque San Mateo, en su Evangelio, no lo especifica. Su historia comenzó a escribirse en el siglo III en el "Opus Imperfectum in Mattheum", aunque no se describe la fisonomía tal y como aparecen en la iconografía actual. Lo que se dice son sus edades, comprendidas entre los veinte y los sesenta años, y su raza blanca, negra y amarilla. Lo único que se sabe es que fueron guiados por una estrella que los condujo hasta el pesebre en Belén.

6. Papá Noel.- Viejecito bonachón de barbas blancas que festeja la noche de Navidad con regalos depositados en los zapatos. El personaje principal de esta leyenda es San Nicolás, obispo de Mira, quien alivió, hace muchísimas navidades, las necesidades de una familia, depositando su fortuna en los zapatos que se encontraban al lado de la chimenea. Los emigrantes holandeses que llegaron a los Estados Unidos hicieron famoso a Santerklaus que, por su dificultad fonética, comenzó a llamarse Santa Claus.

7. Árbol navideño.- Alemania parecería ser el lugar en el que se originó esta costumbre que data de la primera mitad del siglo VIII, tiempo en el que el misionero británico San Bonifacio derribó un roble mientras predicaba un sermón, para demostrar a unas personas que este árbol no era sagrado ni inviolable. Al caer el árbol los arbustos que estaban alrededor también cayeron, salvándose únicamente un pequeño abeto. San Bonifacio interpretó este suceso como un milagro por lo que decidió llamarlo el " árbol del Niño Dios" y, los años siguientes, los cristianos celebraron la Navidad plantando abetos. A partir del siglo XVI, en Alemania se decoraron los abetos para la celebración religiosa. Su significado en estas fiestas es la alegría simbólica representada en objetos de colores que hacen hincapié a los regalos que las personas están por recibir.

8. La Estrella.- Fue el fenómeno astrológico y astronómico que llevó a los Magos a través del desierto. Se han hecho conjeturas sobre una triple conjunción de los planetas Júpiter y Saturno a su paso por Piscis que se habría producido en el año 7 a.C., año que se cree que fue el verdadero nacimiento de Jesús.

9. Corona de Adviento.- Proviene de una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor en esa época de frío. Los primeros misioneros aprovecharon esto para evangelizar.

10. Los Colores.- Verde: es el protagonista de la época, ya que significa esperanza.
Azul, plateado y blanco: transmiten tranquilidad y a la vez alegría.
Rojo: es el color de la vida, de las emociones, las pasiones y el amor.

11. Los Regalos.- No se conoce su origen a ciencia cierta porque hay distintas raíces: San Nicolás como el benefactor anónimo, los Reyes Magos que le llevaron presentes a Jesús y la costumbre romana de dar regalos de buena suerte a los niños durante la Saturnalia. El día de dar regalos varía según el país y sus costumbres, pero las más destacadas son el 6 de diciembre en memoria de San Nicolás, el 24 de diciembre en vísperas de Navidad, el 25 de diciembre por el nacimiento de Jesús, el 1 de enero por año nuevo y el 6 de enero por la visita de los Reyes Magos.

12. El Pavo y la Cena.- El pavo llegó a Europa procedente de México en el siglo XVI, gracias a Hernán Cortés luego de que los aztecas se lo dieron a probar. Tiempo después, los jesuitas lo introdujeron en Europa al llevarlo a sus colegios y celebrar la Nochebuena con esta carne especial. La carne de cualquier clase era el plato más importante de la comida de Navidad, basándose en las palabras que Jesús pronunciara en la Ultima Cena: "Esta es mi carne". Puerco, jamón, ganso, pavo, pescado o una combinación de todas ellas era lo principal de la cena, acompañado de una innumerable variedad de tortas y pasteles de muy complicada preparación y solo horneadas para esta. 

Tomado de la red. Recopilado y editado.http://www.sitiodeesperanza.com/2011/12/simbolos-de-navidad-y-sus-origenes.html

6 de febrero de 2012

CUENTOS PARA LEER EN FAMILIA. LA NAVIDAD DE JULIANCITO.

LA NAVIDAD DE JULIANCITO
El frío era el pan nuestro de cada día para Julián. Por las mañanas, apenas con los primeros rayos del sol, salía de su escondite nocturno donde se la había pasado tiritando, para que algo de ese calorcito incipiente y mañanero, le llegara al menos a sus huesos, pues el estómago… ¡ese era otro cantar!
Desconocía las estadísticas. Ignoraba que miles de niños como él poblaban los alcantarillados, los bajos de los puentes y alguna que otra casa abandonada y a punto de caerse. Apenas sabia de sus compañeros o vecinos, según fuera la distancia que los separaba, cuando en las noches buscaban refugio por el barrio, ya que en lo particular, jamás se aventuraba fuera de las 10 ò 12 calles que conocía, y tenía dos poderosas razones para ello; una la desconfianza y miedo que le inspiraban algunos de los chicos de los otros barrios, y otra, la más importante, que no había olvidado las palabras de su madre. No te muevas de aquí, pronto vengo por ti…De eso, según sus cuentas, hacía más de un año.
Conservaba en su bolsillo bien doblado y envuelto en un pedazo de plástico, restos de alguna bolsa recogida de la calle, el papel que su madre le había entregado, junto con un billete de 20 Pesos –es todo lo que me queda -donde estaban escritos su nombre completo Julián Sandoval Pérez, con su fecha de nacimiento, por eso sabía que tenía 10 años, y el de su madre, Guadalupe Pérez. Nada más, ni lugar de nacimiento, ni nombre del padre o algún otro detalle que le sirviera para, aunque fuera preguntando, llegar donde ella. De vez en cuando se informaba con alguno de los muchachos mayores en que fecha estaban, así sabía que después que su madre lo dejó en aquélla esquina, había cumplido años, como hoy, dos veces. Ella, que siempre lo llamaba Juliancito, le había dicho: Hijo en unos pocos días vas a cumplir nueve años; antes de esa fecha habré regresado.
Cada mañana se acercaba a Dña. Chona, que vendía su café de olla por allí cerca, para que le diera…tantito para el frío doña…y ella, que seguramente era poco menos pobre que muchos de aquéllos chamacos, tenía sin embargo una sonrisa, un poquito de café, y cuando las cosas no iban tan peor, un taquito.
- Hoy es mi cumple doña… ¿cómo la ve?
-¿De veras mijito?… ¿y cuántos?
- Diez, doña, hoy cumplo mis diez años…ya estoy grande…
-¡Ah, pos si!, y como hoy es tu cumple, te mereces como mínimo dos tacos…
-No doña, no se fije…yo como quiera…
- Es mi gusto…tenga sus dos tacos… ¡faltaba más!
Julián se dijo mientras caminaba calle abajo, para ponerse en la esquina donde cada día trataba de limpiar los vidrios de algunos coches para sacar su sustento…Bueno, el desayuno lo libré, vamos a ver que pasa el resto del día.
Tenía muy clara la imagen de un pequeño apartamento donde su madre y el vivían, y allá muy lejos en su mente, creía recordar la presencia de un hombre, alguien que alguna vez le pasó la mano por la cabeza, como en señal de una débil caricia. Lo más nítido de sus recuerdos, quizás porque era una de las cosas que más extrañaba era la escuela, aunque no sabía donde se ubicaba. Incluso podía recordar los nombres de varios de sus compañeros. Gracias a que había cursado hasta 4º. Grado era que podía leer regularmente, así que a cada ratito pasaba y repasaba el papelito que conservaba en sus bolsillos, y además le servía este conocimiento para ayudar a algunos de sus amigos de la calle, que solo distinguían los autobuses por el color; él no, él podía leerles los lugares de destino.
Se acerca la Navidad…otra vez, decía uno de ellos…y como el año pasado, el anterior y el otro, lo vamos a pasar con frío y tal vez hasta con hambre…aunque Dña. Chonita me dijo en la mañana que si podía nos acercaba algo para comer aunque fuera a nosotros tres, que siempre andamos juntos. Ojalá, respondió Julián…Mi mamá siempre hablaba de los milagros de la Navidad, aunque aún no he visto ninguno…
Ese día hizo el mismo recorrido de diario, comenzando por el cafecito – con ese sabía que podía contar- pensando que como era una fecha especial tal vez encontraría más vidrios para limpiar, o la gente sería más generosa. Ya el día anterior una señora, mientras le daba una limpiadita a su coche, le había regalado una chamarra bien abrigadora…es que a mi hijo ya le queda pequeña, pero todavía está nueva…que él había agradecido en el alma, porque lo ayudaba a sobrellevar mejor la intemperie. Se la abrochó bien, con el cierre subido hasta el cuello, por si otro chamaco mas grande quería robársela, que no le fuera tan fácil quitársela de encima…
Cuando regresaba a su lugar para descansar, Dña. Chonita estaba parada en la esquina, y no lo vio más, comenzó a hacerle señas llamándolo casi a gritos… ¡chamaco…chamaco!
- Mira mijito…desde la mañana andan unos señores preguntando por un tal Julián Sandoval Pérez…Yo no les dije que te conocía… ¿porque ese es tú nombre, verdad?
- Sí doña, sí… ¡no sería mi mamá? Julián dijo esto con los ojos iluminados por la emoción…
- No, te digo que eran unos hombres, en un tremendo coche…lujoso…Les dije que investigaría con los demás niños…y que si querían pasar mañana…Les pregunté de que se trataba, y me respondieron que su familia lo buscaba…Pero ya sabes, con tanto roba chicos que hay por ahí…me dio desconfianza…
- ¿Mi familia?, segurito es mi mamá…pero eso del coche lujoso…
No mas llegó a su refugio-así lo llamaban-le contó a sus dos compañeros este asunto. Ellos ya un poco más grandes, y con más tiempo de vivir en la calle, le dijeron: Mira carnal…nosotros te acompañamos mañana…Quien quita y si te estén buscando de a de veras…y si se trata de alguna tranza…pues con los tres no van a poder…
Julián no pudo pegar un ojo en toda la noche. En los ratitos en que el sueño lo vencía, veía a su mamá vestida elegantemente, como esas maniquíes de los escaparates de las tiendas, que corría hacía él abrazándolo y llorando, diciéndole…Juliancito…Juliancito…
Esa mañana llegaron los tres juntos por el cafecito con Dña. Chona, quien disimuladamente les señaló unas personas que estaban de pié al lado de un coche estacionado en la esquina. Lo más raro, una patrulla policial también se encontraba en el lugar…chaval!, dijo uno de los muchachos, también los tombos están ahí…
Dña. Chona les hizo una señal a la personas, quienes se acercaron al puestecito de café.
Uno de estos chamacos puede ser el que Uds. buscan les dijo, pero quiero saber de que se trata esto…Al mismo tiempo, de la patrulla policial había descendido una señora que se identificó como del DIF. Antes de mediar palabra, un hombre joven, no mas de unos 35 años, mirando hacia Julián, le dijo…
- Por la edad, tú debes ser Juliancito, ¿verdad?
- El niño al escuchar ese nombre, preguntó de inmediato… ¿Ud. conoce a mi mamá?
- Por dios santo… ¡es mi hijo!
- Haber…haber…dijo la representante del DIF… ¿Sabes cuál es tu nombre completo?
- Y Juliancito, metiéndose la mano al bolsillo, sacó su muy arrugado papel y se lo entregó…
- El que se decía su padre prácticamente se lo arrebató diciendo, tal cual como dijo Lupita…que el niño tendría en el bolsillo un papel con sus datos…
- Hijo, yo soy Julián Sandoval, tu padre…
- ¿Y mi mamá…y mi mamá?
- Ven conmigo, camino de casa te contaré todo en detalle.
Bien Sr. Sandoval, dijo la representante del DIF, pero sabe que este asunto debe formalizarse, incluyendo realizarles a ambos una prueba de ADN…
Si claro, señorita, todos los requisitos serán cumplidos…
Mientras caminaban a sus autos, no se dieron cuenta que Juliancito se había quedado parado, sin dar ni un paso…
- Juliancito, hijo… ¿Porqué no vienes?
- No me voy a ningún lado sin mis amigos…
- Por supuesto hijo, disculpa…vengan muchachos, por favor…
- A lo que Juliancito mirándolos les dijo ¿conque una Navidad con hambre, eh?…Ahora si que creo en los milagros…
Como por arte de magia, en el mes de febrero del año 2011, la generosa señora que humildemente vendía su cafecito de olla en la esquina,  inauguraba su negocio con el pomposo nombre de Dña. Chona´s Cafè y Pastel.
¿La mamá de Juliancito?, bueno, esa es otra historia…